SOLEMNIDAD DE LA ANUNCIACIÓN A MARÍA

22


Muy querida comunidad Educativa Asuncionista

“María es a la vez mi Madre y mi Modelo”
(D., I cap 1, pág 22)


Reciban un saludo fraternal como comunidad educativa en la Solemnidad de la Anunciación de María.
El texto de Lucas 1, 28 – 32; 38. Nos dice: El ángel dijo a María: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo». Ella se conturbó por estas palabras, y
discurría qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: «No temas, María,
porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a
dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». Y el ángel dejándola se
fue.
En esta Solemnidad de Anunciación del ángel a María encontramos uno de los misterios más contemplados por nosotros los cristianos. Se comprende porque en este misterio esta contenido el amor de Dios a María y en ella a todos nosotros, como el amor de María por toda la humanidad.
De María aprendemos la prudencia, la obediencia, la confianza, la humildad y la delicadeza de María en el asumir el camino de la fe y dar respuesta al Señor, de esta manera ella posibilita el Proyecto del Señor para la humanidad.

Relacionando esta fiesta con la situación que actualmente debemos atender, el covid-19, los invitamos a vivir como María en actitud de escucha y reflexión: ¿Esta situación qué nos quiere decir a nivel personal y comunitario?
Aunque nos cueste muchas cosas del aislamiento, tenemos que atenderlo, es una manera de amar el DON DE LA VIDA, que nos fue dado; nada que sea por cuidarnos y cuidar a nuestros hermanos sobra en este momento, es válido escuchar y seguir las normas de autocuidado. La cuarentena es tiempo de valorar la vida.
Seamos unos con otros hermanos viviendo la solidaridad, acompañándonos en la oración y en el trabajo desde los medios que nos posibilitan continuar la experiencia del Reino de Dios entre nosotros acompañados por Nuestra Señora de la Asunción.
En el ámbito de la educación recordemos que es una búsqueda de la verdad, un camino de humanización, que nos permite actuar en la obra de salvación, escuchando, animando, guiando, atendiendo y fortaleciendo a nuestro hermano en la medida de las posibilidades, a la manera de amar de Jesucristo, esto es de manera desbordante.
El Espíritu del Señor nos acompañe durante todos estos días en el que las familias ejercen la tarea de educadores, de acompañantes académicos de manera muy cercana.
Sus hermanos en Cristo.

Fraternamente,

Departamento de la Fe.
Colegio Emmanuel d´Alzon
Colombia