50 Años de Sacerdocio del Padre Miguel Fuentealba

179

P. Miguel Fuentealba Melo

1970 – SACERDOTE – 2020

El sábado 19 de diciembre de 1970, en la parroquia Nuestra Señora de Los Ángeles (Santiago), el obispo Enrique Alvear Urrutia (1916 – 1982), confirió la ordenación sacerdotal al padre Miguel Fuentealba Melo.

Este mes de diciembre se cumplen 50 años de sacerdocio del padre Miguel. Fecha importante en la vida de nuestro hermano que nos encuentra en pandemia, esto nos obliga a una celebración privada, pero no por eso menos gozosa. El festejado, como muchos de nosotros, tenemos edad suficiente como para tomar todas las medidas de seguridad para evitar el contagio.

Padre Miguel nació el 28 de noviembre de 1943, pronunció sus primeros votos en la Asunción el 14 de marzo de 1961.

La comunidad asuncionista de Rengo, les invita a unirse a esta fecha, a este día de agradecimiento a Dios por el llamado a padre Miguel.

BIOGRAFÍA – P. MIGUEL FUENTEALBA MELO, a. a.

Nacido en Concepción – Chile, el 28 de noviembre de 1943.

–        Es el tercero de cinco hermanos (Los hermanos son: Edmundo, Carlos, Adriana y Jorge)

–        Sus padres fueron: Víctor Manuel y Gudelia.

Ingresó a la Escuela Apostólica Asuncionista (Mendoza-  el 1 de marzo del año 1955.

Pronunció sus primeros votos el 14 de marzo de 1961 en Los Andes.

Fue ordenado sacerdote el 19 de diciembre de 1970 por Mons. Enrique Alvear Urrutia., en la Parroquia Nuestra Señora de Los Ángeles, Santiago.

–        Superior provincial de Chile Argentina: 1983-1989 y 1995-2004

–        Participación en CONFERRE (Conferencia de Religiosos de Chile) durante los años:

–        1975 a 1978 en departamento de Pastoral Vocacional

–        1993-1994: Coordinador de Filosofía del Centro de Estudios de CONFERRE

1995- al 1997: Director de Centros de Estudios CONFERRE

1996-1999: II Vice-Presidente de CONFERRE

Maestro de Novicios:

–        1978 (en Comunidad Asunción. Robert Kennedy),

–        1979 (en Lota) 

–        1981 a mediados de 1984 (en Valparaíso)

Misionero en Ecuador desde el 19 de agosto de 2004.

Tareas que ha tenido en Riobamba – Ecuador:

–        Párroco de las parroquias de San Miguel de Tapi y San Pedro de Licán. Desde el 13 de noviembre de 2004.

–        Profesor y padre espiritual Seminario diocesano.

–        Capellán de las Hijas de María Auxiliadora (Salesianas)

–        Presidente de la CERCH (Conferencia Ecuatoriana de Religiosos de Chimborazo).

–        Vicario episcopal para la Vida Consagrada. Diócesis de San Pedro de Riobamba, Ecuador.

–        Vicario general de la Diócesis de Riobamba.

Don Enrique Alvear Urrutia, el obispo santo que ordenó a padre Miguel:

Nuestro Padre Obispo, don Enrique Alvear Urrutia, nació en Cauquenes de Maule el 29 de enero de 1916 y se ordenó sacerdote el 19 de septiembre de 1941.  Hombre de profunda oración, fue formador y padre espiritual en el Seminario de Santiago y profesor de Teología Espiritual en la Facultad de Teología de la Universidad Católica en los años 1940 y 1950.  Su inquietud misionera y su amor a los pobres lo llevó a iniciar Comunidades Cristianas en barrios de la periferia de Santiago, junto con los seminaristas.  En 1961 es nombrado Vicario General de Santiago, con el especial encargo de pastorear los sectores populares de la Arquidiócesis.  Desde ese servicio dirige la primera Misión General de Santiago (1963), con un novedoso estilo marcado por el Concilio que impactó el modo de hacer pastoral en la Arquidiócesis.

El 21 de abril de 1963 es consagrado Obispo en la basílica de Nuestra Señora de Lourdes y elige como lema “El Señor me envió a evangelizar a los pobres”.  Ejerció su ministerio episcopal como Auxiliar de Talca (1963-1965), como Obispo de San Felipe (1965-1974) y luego como Auxiliar de Santiago (1974-1982).

El 29 de abril de 1982 siendo Vicario Episcopal de la Zona Oeste de la Arquidiócesis de Santiago, celebra su pascua, rodeado del dolor y del cariño de su querido pueblo.  Hoy sus restos descansan en la Parroquia San Luis Beltrán, San Pablo 8971, Pudahuel Sur, Santiago.

Se encuentra en proceso su causa de beatificación.