Mensaje de la L Asamblea General de Superioras y Superiores Mayores “…Pero tu dejaste el mejor vino para el final” (Juan 2, 10)

127