Santísima Trinidad, C: Fomentemos UNIDAD…

137

Me pregunto: ¿Que queremos decir cuando oramos EN EL NOMBRE DEL PADRE Y DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO?

Decimos nuestra fe en LA TRINIDAD=DIOS UNO EN TRES PERSONAS… Por eso, celebrar la fiesta de la Santa Trinidad es  alegrarnos de la presencia permanente de  Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo en nuestras vidas;  es alabar su unidad en la diversidad del Padre con el Hijo en el Espíritu Santo.

¿A qué nos invita  eso? Creemos en un solo Dios: el Padre de nuestro Señor Jesucristo que nos da vida por su Espíritu de amor.  Siendo un solo y único, nuestro Dios es comunión  de Tres Personas divinas: Padre-Hijo-Espíritu… nos hace una sola familia desde nuestras diferencias.

En el evangelio que escribió san  Juan (16,12-15), Jesús nos dice: “Todo lo que es del Padre es mío” (Jn 16:15) porque el Padre Dios y Él, son  uno. Y que su Espíritu de verdad nos hará conocer toda la verdad del gran cariño de Dios por nosotros.

Dios es Padre que ha creado todo lo que existe pronunciando su Palabra tan solo por amor. Nos invita a vivir de ese amor para siempre en su Reino.  Es Padre lleno de amor que nos da la vida humana desde el vientre materno y a la vez nos regala la vida divina en el bautismo.  Dios es Padre fiel porque cumple siempre lo que promete. Por amor a nosotros y para nuestra salvación, hizo que  su Hijo Jesús naciera de la virgen Maria afin de enseñarnos a amar hasta dar la vida en la cruz. 

Jesucristo nos abre los ojos para captar la presencia de Dios en los demas. Como Hijo de Dios, Jesucristo existe desde siempre. Es nuestro hermano mayor porque, siendo verdadero Dios, es verdadero hombre como nosotros. Es nuestro Pastor porque nos cuida y se preocupa de nosotros. Es nuestro Salvador porque nos rescató con  su sangre.  Y a la vez Él suplica a su Padre para que nos dé lo que le pedimos. Es la Sabiduría con que Dios hizo todo.Para que no vivamos en la ignorancia Dios nos ha regalado su Espíritu Santo. Éste nos santifica y nos renueva en la esperanza.  Él ilumina nuestra mente y nuestro corazón  para vivir en  la verdad de Jesucristo. Une nuestro corazón al corazon de Dios y nos reúne en  la misma fe. San Pablo en su carta a los Romanos (5, 1-5) nos recuerda que “somos justificados” y  nos acercamos a Dios “por medio de Jesús” y por la acción de su Espíritu Santo en nuestros corazones.

En fin, creer en  Dios Uno y Trino es creer en su amor que nos inspira vivir en paz y en comunión  con  nuestros semejantes y con  toda la creación.   Demos gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio ahora y siempre y por los siglos de los siglos, Amén. 

P. Bolivar Paluku Lukenzano, aa