Homilía del Padre Juan Carlos Marzolla, fin del retiro

238

¿Se han movido nuestras aguas estancadas? ¿Dejamos que ingrese el agua nueva de Dios? ¿Hemos podido aprovechar este tiempo para entrar mas profundamente en nuestra vidainterior? ¿Qué tanto hemos podido ahondar nuestro encuentro con Jesús?

 

Para los hijos e hijas del Venerable Padre d´Alzon es importante integrar nuestras vidas en el encuentro con la persona Jesús y al habernos dado este tiempo de retiro, tiempo de gracia compartida, pudimos sentir que el regalo de su amor fue caminar en comunión como familia carismática. Nuestro fundador nos recuerda que: “El retiro, además de combate, es conversión”

 

El evangelio de hoy nos habla de la familia de Jesús y el rechazo de Nazaret. Desde el comienzo de este capitulo Jesús dirige su atención principalmente a sus discípulos a partir de los cuales desarrolla su Iglesia, sus conciudadanos no lo aceptan.

 

“Cuando dejamos que prevalezca la comodidad de la costumbre y la dictadura de los prejuicios, es difícil abrirse a la novedad y dejarse sorprender. […] Sin apertura a la novedad y sobre todo —escuchad bien— sin apertura a las sorpresas de Dios, sin asombro, la fe se convierte en una letanía cansada que lentamente se apaga y se convierte en una costumbre, una costumbre social. He dicho una palabra: el asombro. ¿Qué es el asombro? El asombro es precisamente cuando sucede el encuentro con Dios: “He encontrado al Señor”. Leemos en el Evangelio: muchas veces, la gente que encuentra a Jesús y lo reconoce, siente el asombro. Y nosotros, con el encuentro con Dios, tenemos que ir por este camino: sentir el asombro. Es como el certificado de garantía que ese encuentro es verdadero y que no es una mera costumbre”. Papa Francisco Ángelus 4 Julio 2021.

 

Estoy seguro de que este tiempo ha sido de encuentro, novedad y sorpresa. Llegamos a este retiro como el ciego de Siloé, esperamos cada día el paso de Jesús para que su acción nos permitiera curar y sanar nuestras cegueras. Como nos recordó Sofía a lo largo del retiro, Jesús cura con arcilla, con barro… Como ese ciego nosotros estamos llamados a descubrir que los años de fracasos, amarguras y soledades, pueden superarse cuando se abren nuestros ojos por la fe a la salvación.

 

Un peligro latente, es que el pecado nos anule y dañe porque“tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe” estemos atentos a aquellas actitudes peligrosas que repetimos sin tener plena conciencia del daño que causan en nuestras vidas y relaciones, con Dios y los hermanos. Sepamos ayudarnos en la maravillosa tarea de la conversión comunitaria donde el pecado de mi hermano sea un desafío para practicar el ejercicio de la caridad en el amor por la misericordia que Dios nos tiene.

 

Salimos aprendiendo a desestancarnos, hemos pedido a Jesús agua y con la gracia de su Espíritu nos ha dado a beber de este manantial de viva, nos hemos llenado de agua fresca que debemos compartir luego de saborearla a lo largo de esta semana.  

 

Gracias Sofía por este tiempo de oración y de amor compartido, ahora también podrás agregar en tu CV “relatora de las experiencias profundas del amor de Dios en mi vida y la vida de las personas” que en resumen sería “predicadora de retiros”, lo has hecho maravillosamente bien y todos te estamos muy agradecidos por este paso que has dado.También agradezco a tus hijos por acompañar a esta mamá en modo oración y misión 24/7.

 

Gracias a todos los participantes Laicos y Religiosos, fueuna puerta abierta para el encuentro y compartir, imagino que estamos felices por vernos, verlos y encontrarnos. Gracias Hno. Jonathan por el manejo de la tecnología, ha sido un apoyo fundamental. Gracias Daniel por el diseño del logo que ha enriquecido visualmente este tiempo de encuentro y oración.

 

Es mi deseo que este movimiento orante que hemos vivido en nuestro retiro provincial 2021 nos permita sentir que: “Contemplamos la verdad en la oración, la practicamos mediante la caridad: vivamos según la verdad y en la caridad” anhelo del Padre dAlzon. Ahora pongámonos manos a la obra por el Reino allí donde estamos presentes.

 

A Jesús, por María Ssma. sea el honor y la gloria por los siglos de los siglos.