Pentecostés – La primera providencia contra la tentación es la devoción al Espírutu Santo

193